El agua caliente del río Masacre

Le Scientifique

La República Dominicana (RD), por su posición estratégica, es el primer país, después de Haití, que tiene mucho más interés en una solución duradera a la actual crisis haitiana. Lamentablemente, la diplomacia dominicana siempre ha optado por alinearse con las posiciones retrógradas de Estados Unidos, Francia, Canadá y las Naciones Unidas para prolongar la crisis actual y mantener en el poder al régimen irresponsable de Ariel Henry.

El poder actual del presidente Luis Abinader y la oligarquía antihaitiana apuestan más bien por un deterioro de la situación en Haití. Porque se trata de demostrar la existencia de hechos legítimos para fomentar el discurso de hostilidad y alimentar las semillas del odio. En vísperas de las elecciones de mayo de 2024, predijimos en un artículo anterior que este discurso resurgiría para alimentar el mercado electoral y desviar la atención de la población dominicana.

La continuación de las obras de construcción del canal en el río Masacre (Dajabón) por parte de campesinos haitianos tradicionalmente abandonados por sus propios dirigentes, constituye este maná ideal caído del cielo para la política antihaitiana del presidente Abinader. Sin olvidar, fue en mayo de 2021 bajo el régimen del presidente Abinader que se firmó un acuerdo que estipulaba claramente el inicio de la construcción del canal.

El derecho internacional establece las formas y medios para la solución amistosa de tales disputas. Además, según Monseñor Faustino Burgos Brisman, secretario general de la Conferencia Episcopal, se podría haber recurrido a un diálogo transparente con las autoridades actuales en Haití, o al menos con la sociedad civil, como el obispo de la región u otras autoridades de la sociedad civil para abordar este hecho tan común. Es muy sorprendente que el presidente Abinader mencione el artículo 10 del acuerdo de 1929. Ningún documento en la Cancillería haitiana hasta la fecha menciona una consulta entre los dos países para las 11 tomas sobre el río Masacre por RD.

No es el caso de la presa de Etiopía en el Nilo, donde de ella depende la vida de millones de personas y de varios países, sino la construcción de un pequeño canal de retención de agua para regar unos cientos de hectáreas de tierra. Muchos observadores cuestionan el interés de un Presidente de descender a un nivel tan bajo y darle tanta importancia a un hecho banal.

El río Masacre tiene su nacimiento en República Dominicana, en el Pico “Monte del Gallo”, en Loma de Cabrera, la ciudad de uno de los artistas dominicanos más populares en Haití, Fernando Villalona. Al llegar a Haití, es alimentado por el Rivière de Capotille, que a su vez es alimentado por el Rivière de Gens de Nantes, antes de serpentear hacia la República Dominicana.

Como resultado, ambos países tienen los mismos derechos a hacer un uso justo y equitativo del río. Además, existen varias técnicas que brindan la posibilidad de utilizarlo a la medida, que las administraciones descentralizadas de los dos países podrían haber gestionado al implementar mediante un acuerdo de entendimiento.

En cambio, el presidente Abinader ha optado por el marketing político y la confrontación con una nación burlada y explotada. El Presidente ha calentado mucho las aguas del río Masacre con este comportamiento excesivo y desproporcionado mediante la movilización de militares, el cierre de fronteras y la orquestación de una campaña propagandística generando todo un clima de odio.

Mientras Haití está de rodillas ante una crisis aguda, el vecino adopta una actitud provocadora y se comporta como un verdadero líder de guerra. Quizás, como Adolfo Hitler en su estrategia de “Blitzkrieg” Guerra Rápida, quería destruir el canal con la omnipotencia de su ejército.

A diferencia del presidente Abinader, el führer llegó al final de su locura, la Historia terminó tal como la conocemos. El presidente Abinader pudo haber cambiado de opinión sobre la severidad del juicio de la Opinión Pública Internacional al proporcionar otros objetivos para su gran movilización militar. Dijo que la movilización tenía como objetivo luchar contra los oponentes extremistas de Ariel Henry y evitar que bandas criminales invadan territorio dominicano. Pero realmente, ¡qué broma!

No es una coincidencia. Todas las instituciones de la sociedad civil, escuelas, artesanos, agricultores, etc., que contribuyeron centavo a centavo a la realización de este esfuerzo de solidaridad ciudadana fueron vistas implícitamente como bandidos por Abinader, ignorando así que el prestigio y el orgullo de los haitianos constituyen el motivo fundamental de esta infraestructura, más que la infraestructura misma. Sin embargo, los corruptos que destruyeron la economía haitiana y que invierten en la RD, a menudo vinculados al círculo íntimo del presidente, no tienen nada de qué preocuparse.

Es el juego perfecto de los oligarcas de ambos lados de la Isla para desacreditar la resistencia del pueblo haitiano, mantener a Haití en el caos y proteger el poder corrupto de Ariel Henry, acusado por un diplomático estadounidense de alto rango de complicidad con los bandidos y en el asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Este mar de agitación de locuras bélicas vuelve a encender el fuego de la propaganda de los ultranacionalistas dominicanos, con todos sus corolarios de violación de los derechos humanos y comportamiento de odio.

Un artículo de un alto diplomático dominicano en Listín Diario elogió a Trujillo y describió a los haitianos como gente desagradecida. Un sindicato cristiano del transporte decidió prohibir el transporte a los haitianos y un periodista pidió colaboración a las pandillas, para destruir el canal. Todo esto sin ningún desafío al régimen de Abinader. Joseph Goebbels, el famoso propagandista de Hitler, trataron de bestias a los judíos, el resto lo sabemos.

Hace dos semanas, un alto político dominicano me dijo en Twitter que los haitianos no tienen derechos y tendrán que regresar a África. Lamentablemente la ciencia aún no ha encontrado la solución para cortar a una isla, remolcar parte de ella para anexarla a otro continente. Mientras no exista esta posibilidad, el presidente Abinader y los ultranacionalistas tendrán que resignarse a la convivencia pacífica entre los dos pueblos.

La locura bélica de Abinader resultó desastrosa incluso para ciertos sectores económicos de su país. Penalizó a los productores agrícolas a lo largo de la frontera con el cierre. Estos productos destinados específicamente a los haitianos no tienen mucho valor agregado para ser competitivos en otros mercados. La industria del turismo, tan sensible a los escándalos, debería haber tenido mejor consideración con el nuevo traje de señor de la guerra del presidente.

Tenemos que resaltar las numerosas referencias de Abinader en su discurso en las Naciones Unidas sobre Haití y sus iniciativas con el Presidente de Kenya. Infelizmente se desacredita para jugar un papel amistoso en la crisis en Haití. Con amigos de este tipo, no se necesita enemigos.

A pesar de la fuerza del ejército dominicano y de la importancia de la economía dominicana en comparación con Haití , mantenida en la pobreza por una élite corrupta, sumida en el caos por la injerencia del Core Group, el presidente Abinader, hijo de empresarios ricos, nacido en los muslos de Júpiter, aprenderá una vez en su vida la importancia de la humildad y que los débiles tienen derechos. La superioridad militar no necesariamente garantiza la victoria.

El poder de los débiles en la diplomacia internacional es una importante fuerza de atracción y a menudo reserva grandes sorpresas.

Auteur / autrice

  • Jean Gary DENIS

    Jean Gary DENIS Sociologue et Historien ______________________ LE SCIENTIFIQUE comme son nom l’indique est une revue de presse scientifique dont sa mission principale est de servir les communautés mondiales en quête de savoir et d’informations, c’est-à-dire du savoir scientifique et socioprofessionnel pour comprendre l’évolution de l’humanité, interpréter les phénomènes qui se développent dans leur environnement dans un esprit scientifique. En d’autres termes, la revue publie des articles scientifiques, professionnels et populaires selon les principes déontologiques, les normes méthodologiques APA. La revue LE SCIENTIFIQUE est diffusée au format électronique grâce aux nouvelles technologies de l’information et de la communication (NTIC). Elle s’adresse aux lecteurs et aux internautes du monde entier et propose deux articles au moins par semaine autour des questions scientifiques, professionnelles et populaires. La revue est publiée sur le web et également diffusable par email.

    Voir toutes les publications
Tagged